Boda Harry y Meghan

El sábado pasado pudimos disfrutar en directo gracias a DKiss de la última boda de la familia Real Británica.

La boda de Harry y Meghan está acaparando las RRSS y las noticias en presa y televisión en gran parte del mundo, durante las últimas horas.

Nosotros os vamos a contar las cosas que nos han gustado, que para criticar ya están otros 😉

 

La cita tenía lugar en la Capilla de San Jorge del Castillo de Winsdor a las 13:00 horas, de un sábado que amaneció con un sol espectacular.

El lugar, la decoración, los protagonistas, los invitados, el público, la polémica, además de la gran ausencia de Lady Di, anunciaban que sin duda nos encontrábamos ante, posiblemente, la boda más mediática del año.

Desde que anunciaron su compromiso la expectación ante el estilismo de la novia iba en aumento según se acercaban los días.

Muchas han sido las apuestas para saber quién sería el diseñador elegido y otros muchos se han atrevido a realizar bocetos e incluso vestidos, inspirados en esta boda.

Naturalidad y sencillez

Aún siendo una boda Real, hemos visto sencillez y poca ostentación.

Unos novios sencillos, que se miraban y agarraban de las manos constantemente.

Decoración floral espectacular

La composición floral exuberante en unos arcos enormes, no se veía para nada sobrecargada. Un perfecto equilibrio entre los verdes y las flores blancas favoritas de Diana y Meghan.

La florista Philippa Craddock hizo un trabajo espectacular tanto dentro como fuera de la capilla.

Toda la decoración floral procede de los jardines reales. La florista eligió cada rama y flor personalmente.

El vestido de la novia

Sencillo, elegante y discreto el diseño minimalista creado por la diseñadora británica Clare Waight Keller para la firma Givenchy.

Un vestido para no distraer la atención de nadie y centrarla únicamente en la novia.

Su estilismo se complementaba a la perfección con un enorme velo bordado y la tiara de la Reina Mary.

Maquillaje sencillo

Meghan ha elegido un maquillaje con el que parece que no vaya maquillada.

Estos días he escuchado comentar a varias expertas que es una verdadera obra de arte. Han conseguido que esté maquillada sin que se note para nada.

Está natural y se le ven sus pequitas, en resumen, está preciosa.

Su entrada sola

Muchos creen que ha sido una entrada triste, pero yo la veo espectacular.

Ella sola mientras medio mundo la observa. Segura de si misma. Convencida del paso que va a dar. Sin titubear ni un sólo momento.

Lo he visto como un símbolo de fuerza y poder como mujer, como persona, como el cargo que iba a empezar a ostentar unos minutos después.

El ramo

Igual que el resto de la decoración floral, las flores son de los jardines reales, pero con unas especiales peculiaridades.

Harry, cortó personalmente algunas de la flores que lo componen, del jardín privado de Kensington Palace, para que la florista las incluyera sin que Meghan supiera nada.

Entre las especies elegidas había «nomeolvides» blancas, las favoritas de Diana y flores de mirto, imprescindibles en todos los ramos reales británicos desde la Reina Victoria en 1.845.

El sermón

Simplemente precioso. No lo comento, os lo dejo en vídeo para que podáis disfrutar la fuerza y el amor con el que habla el reverento Michael Bruce Curry.

La música

Una elección y combinación perfecta de músicas tan diferentes pero que han hecho la boda tan suya.

Actuación del coro de la capilla de San Jorge
Coro gospel «The Kingdom Choir» cantando «Stand by me»

Una canción con un significado realmente especial.

When the night has come
And the land is dark
And the moon is the only light we see
No I won’t be afraid
No I won’t be afraid
Just as long as you stand, stand by me

And darling, darling stand by me
Oh, now, now, stand by me
Stand by me, stand by me

If the sky that we look upon
Should tumble and fall
And the mountain should crumble to the sea
I won’t cry, I won’t cry
No I won’t shed a tear
Just as long as you stand, stand by me

And darling, darling stand by me
Oh, stand by me
Stand by me, stand by me, stand by me

Whenever you’re in trouble won’t you stand by me
Oh, now, now, stand by me
Oh, stand by me, stand by me, stand by me

Darling, darling stand by me
Stand by me
Oh stand by me, stand by me, stand by me

Autores de la canción: Ben King / Jerry Leiber / Mike Stoller

Orquesta y el violonchelista Sheku Kanneh Mason

El beso

Nada más salir se han dado el beso más esperado, pero sin dar tiempo a que el público lo pidiera.

El paseo

El precioso día soleado ha permitido que puedan realizar el paseo el carruaje para disfrute de todo el público espectante.

La complicidad

En toda la ceremonia hemos visto una enorme complicidad entre ellos.

Miradas, sonrisa, palabras por lo «bajini» y gestos de cariño, como no soltarse la mano en casi ningún momento.

Por eso, esta es una de mis imágenes favoritas.

Segundo vestido

Para el vestido de la recepción, Meghan ha elegido un diseño de Stella McCartney, una de las diseñadoras que se barajaba para el vestido de novia.

Igualmente ha sido un vestido sencillo, pero de corte moderno y con cuello halter.

Completando este estilismo descubrimos el anillo de aguamarina que fue de Lady Di.

Otros detalles

Los regalos que los novios han pedido han sido donaciones para las ONGs con las que colaboran.

El cocinero del banquete será el cocinero de la reina, Mark Flanagan y usará productos de la huerta Real.

El fotógrafo elegido para el enlace ha sido el mismo que realizó las fotografías de compromiso, Alexi Lubomirski.

Los novios llevan el mismo perfume, un perfume unisex creado para la ocasión por Floris London.

La alianza de Meghan está realizada con oro galés, tal como manda la tradición desde 1923.

La tarta nupcial ha sido realizada por Claire Ptak de Violet Cakes y es un brioche de limón, relleno de limón y crema de mantequilla de flor de sauco.

Y si quieres disfrutar de la ceremonia completa…

Prepara palomitas.

Pin It on Pinterest

Share This