En esta serie de post os ayudamos con los primeros pasos a dar para organizar tu boda sin que te dejes nada atrás o al azar.
Y lo primero de todo es decidir la fecha de la boda.

 

Cómo elegir la mejor fecha para tu boda

Algunas parejas tienen clarísima la fecha de su boda. Y eso suele ser porque quieren que sea en un día muy señalado para ellos: su aniversario, un cumpleaños, en un día festivo, el aniversario de alguno de sus padres, etc…

Otras quieren que sea en una estación en concreto, que caiga en puente o que coincida con las fiestas del pueblo, pero sin que tenga que ser un día exacto.

Y a otras les es bastante indiferente la fecha en sí. El día ya será realmente especial, por lo que les da igual cuando sea.

Sea cual sea vuestro caso, esperamos que este post os ayude a elegir la fecha que mejor se adapte a vosotros.

Os explicaremos qué debéis de tener en cuenta en cada caso y así poder sacarle el mayor partido a vuestra boda.

Y sobre todo queremos dejar claro que estas opiniones son totalmente personales, para nada se trata de “imponer” una pautas a seguir. Sólo son unos consejos sacados de nuestra experiencia personal y profesional en el mundo de las bodas.

BODAS CON FECHAS FIJAS Y FLEXIBLES

Cuando queréis casaros en un día concreto y no consideráis la posibilidad de cambiar la fecha, lo ideal es hacer las reservas de vuestros proveedores ideales con mucho tiempo de antelación. Así todo será tal y como soñáis y la fecha de la boda no limitará vuestras opciones.

Si vais justos de tiempo es muy posible que ese salón tan bonito que queréis reservar ya esté ocupado o que el fotógrafo de vuestros sueños tenga ya otra boda ese día o no os pueda atender.

En estos casos debéis tener en cuenta qué es lo más importante para vosotros, si el proveedor o la fecha.

Si sois flexibles a la hora de elegir la fecha o los proveedores, normalmente no tendréis ningún problema para organizar una boda con menos de 6 meses de antelación.

Pero si tenéis preferencias inamovibles por un día y algunos proveedores en concreto, si no queréis llevaros ningún “disgusto”, reservad con el mayor tiempo posible y así estaréis tranquilos desde primera hora e iréis viendo como la boda de vuestros sueños toma forma.

Cuando os hablo de “el mayor tiempo posible” me refiero más de un año. Pensad que el tiempo medio con el que se reservan los principales proveedores es de entre 18 y 12 meses y aumenta si se trata de proveedores muy demandados. Algunos tienen lista de espera de más de 2 años, aún sin tener abierta la agenda.

Cuando vuestra prioridad no es la fecha, sino alguno de los proveedores, la cosa cambia un poco.

Tened en mente un abanico de fechas, pensad en los proveedores que deben ser imprescindibles para vosotros y preguntadles su disponibilidad. Según las fechas que ellos tengan libres, elegid la fecha de la boda.

En estos casos, los proveedores que más peso tienen suelen ser el lugar de celebración y el fotógrafo y videógrafo. Ya que el resto de proveedores es más fácil que pueda atender más de una boda al día, como puede ser la peluquera o el florista.

Por supuesto no podemos olvidarnos del lugar de la ceremonia. También es imprescindible cerrar la fecha pronto, pero siempre puede ser más flexible, ya que en este caso podéis optar por distintos horarios y no suele ser un lugar que necesitéis con exclusividad para vosotros ese día.

BODAS EN FECHAS SEÑALADAS

Aunque el día de vuestra boda ya es muy especial por si sólo, también puede resultar muy emotivo y especial celebrarla en una fecha señalada. Pero como todo en esta vida siempre hay pros y contras, aquí os contamos algunos.

 
Aniversarios y cumpleaños

Puede ser muy emotivo celebrar con tus amigos y seres queridos tu boda y otro evento familiar más pero antes de decidiros por una fecha de ese tipo seguid leyendo más abajo.

Cuando se trata de celebraciones de familiares muy cercanos (padres o hermanos), piensa que hay personas a las que no les gusta quitar protagonismo a los novios o que incluso se pueden sentir incómodos compartiendo su “celebración” con muchas personas que no conocen.

Evidentemente si elegís un día así, lo ideal es tener un detalle con ellos, y vosotros mejor que nadie sabréis si debéis de hacer algo íntimo en casa o algo más público delante de todos los invitados. Pero sobre todo que quede claro que no os olvidáis de “su día” y que os encanta compartir “vuestra fecha”.

Si la fecha coincide con vuestro aniversario o alguno de vuestros cumpleaños el día puede llegar a ser aún más especial, pero pensad que estáis “perdiendo” una celebración para el próximo año y seguro que algún que otro regalo, jajaja. Siendo un poquito egoístas, pensad que si elegís una fecha diferente tendréis más días que celebrar y más regalos que recibir 🙂

También hay que tener especial cuidado con las fechas que se puedan relacionar con la pérdida de alguien muy cercano para la familia. Algunos familiares se pueden molestar o sentir muy tristes ese día y no estar para fiestas, sobre todo cuando es algo muy reciente. Pero otros, en cambio, lo pueden ver como un homenaje a esa persona y puede ser muy bonito dedicarles la ceremonia y hacerlos «presentes» ese día.

 
Días festivos, señalados y puentes

Os voy a contar un secreto:

Me encantan los días festivos para casarse y sin es un puente más”

¿Por qué?

Pues porque normalmente siempre será un día que no trabajaréis y podréis celebrarlo juntos cada año y si cae en puente permitiros hacer una escapadita.

¿Ventajas y desventajas?

Vuestros invitados es posible que no trabajen, pero también es posible tengan otros planes, sobre todo si se trata de un puente.

Los alojamientos suelen estar más ocupados que en otro fin de semana normal y los trenes y aviones pueden ser más caros y agotarse antes.

Así que, si os casáis en un puente, no dudéis en informar con tiempo para que todos vuestros invitados imprescindibles no tengan excusa.

¿Y cuándo y cómo informáis?

Pues muy sencillo, realizando un “Save the date”, que es un aviso con un mensaje (online o impreso) para que todos sepan qué día os casáis, no hace falta dar más datos, ya los recibirán con la invitación varios meses antes de la boda.

Y si la boda es en un puente y queréis ser lo más de lo más como anfitriones, aquí os dejo una idea.

A los invitados que vengan de fuera preparadles una ruta turística por la localidad el día previo, facilitadles un listado de hoteles donde alojarse y restaurantes donde comer. Seguro que la oficina de turismo o un proveedor local os puede ayudar y ellos os lo agradecerán.

 
Eventos deportivos

¿Qué pasa cuando os casáis a la misma hora que vuestro equipo juega la final de la “Champions”?

Pues que muchos invitados estarán durante la ceremonia móvil en mano o en el bar, sin acompañaros en “vuestro momento”.

Y lo peor de lo peor… escuchar un “GOOOOOLLLLL” en mitad de la iglesia. Tristemente sé de lo que hablo 🙁

Y ahora estarás pensando… ¿Y cómo puedo saber, con más de un año de antelación, si mi boda coincidirá con algo así?

Pues fácil, normalmente todos los eventos deportivos tienen fechas y horarios muy marcados, suelen estar preestablecidos, sólo hay que coger un calendario, buscar un poco en internet y comprobadlo.

Nosotros tenemos un calendario con todas esas fechas marcadas, no porque seamos aficionados a este tipo de eventos, sino para poder informar a nuestros novios por si quieren pensar en cambiar la fecha, el horario o adaptar su boda para poder disfrutar de ese evento.

¿Os imagináis un fin de fiesta de boda disfrutando de un partidazo de la Selección en un mundial, Eurocopa u Olimpiadas? Ahí os dejo la idea.

Fiestas o eventos locales

Cuando tu boda coincide con una fiesta o evento local al pasar el tiempo es muy bonito que esa fecha marque tu aniversario y muchos de vuestros invitados recordarán cada año vuestra boda por ello.

Y si la celebráis durante las fiestas locales pensad en la posibilidad de tener un fin de fiesta especial, en una caseta de feria, por ejemplo. Os aseguro que será inolvidable.

Pero no todo van a ser ventajas, ya que aquí estamos para hablar de lo bueno y de lo no tan bueno.

Los hoteles estarán más ocupados.

Puede que el lugar en el que queráis casaros (iglesia, ayuntamiento, etc…) tenga actos que no permitan celebrar una boda.

Habrá accesos cortados a calles o zonas de la localidad que no permitan poder llegar en vehículos a la ceremonia o celebración, etc…

Alguno de vuestros invitados tendrá compromisos públicos que el impidan acudir a vuestra boda. Tened esto muy en cuenta si tenéis alguien muy cercano que trabaje en ayuntamientos, comisiones de festejos, etc… Imaginad lo que es que tu hermana ponga su boda el día y hora en el que tú, concejal de feria y fiestas, debes estar dando en el pregón de las fiestas del pueblo.